logo

Cecilia de Val | “Pic of the Midday” | 29 marzo – 25 mayo 2019

“Pic of the Midday” es la segunda fase de un proyecto iniciado en 2015 en torno a diferentes montañas en el que Cecilia de Val traza una analogía entre éstas y la imagen (fotográfica). De lo sólido, inmutable, estático, monumental, calcáreo o polvoriento a lo líquido, fluido, móvil,  dinámico, fragmentario y pasajero.

Jugando con el significado de la palabra “Pic” -en inglés foto y en francés pico o montaña- Cecilia relaciona uno de los hashtags más utilizados en Instagram “picoftheday” con el Pic du Midi, montaña del Pirineo francés.

En su ensayo Instagram as Non-Photography, Mohammad Salemy (Kermanshah, 1967) plantea la relación entre Instagram , y su océano de imágenes, con el concepto de No-Fotografía de François Laruelle (Chavelot, 1937): “Las fotografías de Instagram, no son del mundo, sino que existen de forma autónoma, participando en un juego colectivo de intercambio de atención” afirma, “Como un juego de respuesta, Instagram somete la fotografía a la red matemática de usuarios y sus “me gusta” y “hashtags”, poniendo en peligro el significado simbólico de las imágenes y, en cambio, enfatizando su prominencia referencial y contextual”.

Lo cierto es que hacer fotos con o para Instagram implica reorientar la atención y entrar en otra dimensión, una dimensión matemática con su propia lógica específica casi siempre ajena al contenido y semiótica de las imágenes

Hasta la fecha se estima que Instagram alberga más de 40.000 millones de fotografías procedentes los usuarios, se habla de 70 millones de fotografías subidas al día en esta red social basada en la imagen. Cada uno de esos elementos del océano de algoritmos o fotografías desmaterializadas, requiere que se le asigne una palabra clave o hashtag, para clasificarlas y poder ubicarlas rápidamente. De esta manera se crea una taxonomía que cuando menos resulta arbitraria y que traslada la experiencia de la búsqueda hacia el terreno matemático.

En “cierta enciclopedia china” citada por J.L. Borges en el texto “El idioma analítico de John Wilkins”, los animales se dividen en: “(a) pertenecientes al Emperador, (b) embalsamados, (c) amaestrados, (d) lechones, (e) sirenas, (f) fabulosos, (g) perros sueltos, (h) incluidos en esta clasificación, (i) que se agitan como locos, (j) innumerables, (k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, (1) etcétera, (m) que acaban de romper el jarrón, (n) que de lejos parecen moscas.”

Ésta bien podría ser la taxonomía del hashtag que por un lado, agrupa de una manera subjetiva e improbable las imágenes y por otro, o las reduce a una sola lectura o las dota de pistas de interpretación que coartan su polisemia.

Podemos pensar, pues, que ensayar una taxonomía de las imágenes las despoja de casi todos sus significados o desvía su esencia hacia conceptos que les son ajenos. Las etiquetas tienden a simplificar su semántica y redefinen la relación éstas y las palabras.

Partiendo de estas ideas Cecilia propone un trabajo en el que reflexiona sobre el concepto de No-fotografía en la era digital y sobre la relación entre la imagen y lo textual subrayando la fuerte retroalimentación existente entre las estructuras de producción de imágenes y las formas de subjetividad dominantes en la cultura neoliberal basadas con frecuencia en el individualismo, la reinvención y la auto realización personal.

Para llevar a cabo el trabajo, los resultados de la búsqueda de imágenes con las etiquetas (hashtags) más utilizadas, se agruparon y fueron sometidos a un proceso de des-revelado, experimental y distintivo de toda la serie, con el que se obtiene una única imagen líquida, abstracta y fragmentaria; una danza de datos fragmentados y en movimiento que representa la suma y síntesis de todas ellas. Una suerte de representación líquida de los algoritmos que establecen y determinan el lugar de las imágenes en la red. Al poner en diálogo estas imágenes líquidas y abstractas, formadas por los fragmentos de muchas otras imágenes, que comparten las mismas etiquetas, con los textos con los que fueron etiquetadas se genera un nuevo significado o mejor dicho un cruce de significados que invita a reflexionar sobre esa relación entre lo textual y la imagen y su devenir a partir de la revolución digital y la aparición de las redes sociales.

Las imágenes líquidas de “El Monte Perdido” mostraban el viaje de éste a hacia su origen y dotaban de una nueva lectura al adjetivo perdido de su nombre. Las imágenes de este trabajo han perdido también su referente y aunque conservan su nombre y su etiqueta, aparecen ante nuestros ojos como partículas inconexas de memoria.

Ramond de Carbonnières el hombre que en 1802 conquistó la cumbre del Monte Perdido y descubrió su origen marino, escribiría unos años después sobre el pirenaico Pic du Midi estas líneas que definen bien las sensación al observar las imágenes líquidas y etiquetadas de “Pic of the Midday”: “La morada del hombre está ante nuestros ojos; sus agitaciones siguen en la memoria y el corazón cansado, apenas floreciendo, todavía se estremece por lo que queda del temblor.”

Beatriz de Val

Para recibir los materiales de la exposición (nota de prensa e imágenes) contacta con nosotros en el (+34) 91 429 17 34 o en info@camaraoscura.net


Share